¿Y tu, quieres a tu suegra?

Jorge se fue de vacaciones con gran parte de la familia a Europa y el Medio Oriente. A mitad de la gira, cuando estaban visitando Jerusalén tuvo la mala (?) suerte de que se muera su suegra.

Ya con el certificado de defunción, fue al Consulado de su país en Jerusalén, para iniciar los tramites de repatriación de los restos. Lo primero que hizo el Cónsul fue advertir a Jorge: -“Mire caballero, los gastos de repatriación son bastante caros y complicados. La tasa de este servicio le va costar al menos unos $25,000 dólares. Lo que la gente acostumbra hacer en estos casos, es no repatriar los restos y enterrar a la persona aquí en el cementerio local, donde los costos no llegan ni a $100 dólares”.
Jorge, pensó un momento y luego respondió: – “Le agradezco la oferta Señor Cónsul pero no importan los costos. Prefiero llevar los restos de mi suegra de retorno a mi país.”
– “Usted debe haber querido mucho a la señora,” – agregó el Cónsul – “ya que es apreciable la diferencia de dinero que hay entre sólo $100 y $25,000 dólares.”
– “No, no… para nada” – contestó Jorge- “sólo que conozco de un caso de hace algunos años en que alguien murió acá en Jerusalén y resucitó al tercer día… y yo, definitivamente, no quiero correr ese riesgo”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Escritos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s