Justicia

casas aleman

La hija de una muy querida amiga, DudaDesnuda, sufrió hace unos dias un asalto  a manos de unos cartoneros. Eso fué publicado en su Blog, y los comentarios iban desde la solidaridad plena hasta el intento de justificar, politicamente, la situacion de los cartoneros.Yo, la verdad, ya he pasado por eso. Hace 17 años me asaltaron en el Distrito Federal (concretamente, en la Colonia Casas Alemán, barrio bastante “pesado” y de riesgo en esos menesteres del asalto y la violación). Iba regresando de una fiesta, como a las tres de la mañana.  No pasaba ni un auto, mucho menos un taxi o colectivo. Decidí caminar hasta donde hubiera transporte sobre la avenida San Juan de Aragón (la cual cruza la citada colonia).

Cuando apenas había pasado el Gran Canal, se me acercaron dos jovencillos de no mas de 17 años, uno con una bicicleta. Prudentemente, cambié de acera, pero ellos me siguieron, y uno de ellos me dijo “-¿Que ondas, ese, saca los tabacos, no?”. Cuando voltée a ver al que me hablaba, me fijé que llevaban puntas (seguetas de corte  afiladas), y con ellas me amenazaban. No es por nada, pero la verdad es que estaba mas alto y mas fuerte que ellos; lo unico que me detenía de ponerles una buena madriza eran justamente esas puntas.

Ya sin ningún pudor me despojaron de una chamarra de piel, mi billetera conteniendo 50 pesos y una cadena de la Virgen de Guadalupe de oro. Mientras me robaban, no paraban de decir: “-no l´agas de pedo o te carga la chingada”, “-ni te muevas o te mueres”.

Después de robarme, se fueron corriendo por entre los andadores de la colonia; por razones obvias, el de la bicicleta se quedó un poco mas atrás. Perdí un segundo en  pensar “-¿Los sigo o no los sigo?”. Y después de tan breve reflexión, me lanzé al rescate de mis pertenencias.

En ese momento no pensé que andaba de madrugada por un barrio ajeno, sin ninguna clase de arma, sin conocer las calles y sin saber si alguien mas estaba esperandolos a la vuelta de la esquina como apoyo. Solamente me impelía el deseo de recuperar mi billetera (por lo de las identificaciones), y mi chamarra (regalo de cumpleaños de parte de mi hermano mayor).

Pues nada: alcancé al de la bicicleta, y con la adrenalina hasta el tope lo jalé, lo tumbé y lo golpeé hasta que me canse. Luego  lo  pateé y lo abandoné ahi mismo, dirigiendome hacia el otro ratero que había desaparecido por el andador hacía unos minutos.

Al dar la vuelta en una esquina, mis peores temores se volvieron realidad: un grupo de 10 ó 12 personas, integrantes sin duda de una de las tantas “flotas” o pandillas de ese barrio, se encontraban chupando (bebiendo) en la esquina contraria.

Ya no me pude frenar a tiempo. En cuanto me vieron, me cercaron y me preguntaron que qué chingaos hacía ahi, que qué quería. Ya me imaginaba la madriza (golpiza) que me iban a propinar, cuando de pronto…mi angel guardián intervino.

“-que tranza, dejen en paz a ese güey…yo lo conozco, es el Gusgo, el que juega basquet en el Depor…bájenle de güevos, lo que quieran con él…conmigo”

Era el Güero, del equipo de los Scorpions. Varias veces jugamos contra ellos en la liga de Basquetbol del deportivo Los Galeana…y para que digan que el deporte no sirve…

De ahi, me invitaron hasta a chupar. Ya no era el pinche invasor al barrio: era un rostro conocido, un “banda” como ellos. Ahí mismo les hice saber que me habian robado, y luego luego dijeron que habia sido el piojo (que habia pasado corriendo hacía alguns  minutos), y el Güero les ordenó que lo trajeran en chinga para que devolviera lo que me robaron.

Diez minutos después llego el cabrón ese: hacia honor a su apodo, pues estaba chaparro y bastante mugroso. Me devolvió la chamarra (con el cierre roto), la billetera (sin los cincuenta pesos) y la cadena (sin el dije). Viendo que contaba con el apoyo, le dije a mi cuate lo que me faltaba. Dándole un zape bien puesto, el piojo no tuvo mas que regresar el dinero y el dije. Luego, como si nada, me pidió disculpas y me invitó a seguir chupando, ahora por su cuenta, para resarcir en parte lo del asalto. Llegó el madreado, queriendo echarmelos encima, pero le dijeron que se lo merecía por pendejo, y se retiró a que lo curaran.

Ya casi amaneciendo me acompañaron a la avenida, me pararon un taxi y se despidieron. Llegue a la casa de mis padres a las 6 de la mañana.

Pude haberme defendido, pero la verdad es que ellos tenian una ventaja por tener  las puntas, y por ser 2. Era arriesgar mucho.

De ahi en adelante decidí no dejarme.  Para el efecto, siempre cargo conmigo algo  con que defenderme. Eso si, de acuerdo al sapo es la pedrada. Si ando en algún lugar mas o menos de confianza, llevo algo ligero, como una navaja o spray de pimienta. Si es un lugar gacho, pues la fusca de menos. Eso si, primero hay que aprender a manejar lo que nos va a defender, asi sea un palo o una piedra. No vaya a ser que con eso mismo terminemos agredidos.

Todo esto no es para que de inmediato se active la autodefensa, y se compren armas y cañones. No. Es para no dejarnos, para defendernos y evitar que cualquier rata quiera quitarnos lo nuestro. Ya basta.

Saludos, Bros & Sis!

Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo De México, Escritos, Vivencias

18 Respuestas a “Justicia

  1. Qué fuerte me parece Gusgo. Tengo la suerte de que nunca me ha pasado nada así, pero de verdad que da miedo. No sé que es un cartonero… supongo que me tengo que informar. Imagino que será una banda de chicos jóvenes o algo así…
    En fin, qué suerte que tuviste…. Aunque bueno, yo no sé si tendría el valor de enfrentarme a quien me roba…
    Mejor que no te metas en más lios, eh? jeje

  2. Que suerte, me alegra que no te hicieran nada… a mi hermano lo asaltaron hace algunos anios en el pecero y le propinaron una golpiza tal, que termino en la clinica lomas verdes, no le reconociamos pues le desfiguraron la cara… 😦 pero si… esa es una de las principales razones por las que sali del pais. Me asaltaron dos veces en el area de satelite, asi que te imaginaras que ya no respetan lugar ni hora. Ambos asaltos ocurrieron al medio dia!!!

  3. Como dijiste. el guero fue tu angel guardian, pocos pueden contar algo parecido

    gracias por el apoyo para dejar el cigarro

    saludos Gusgo y que tengas un buen año. por aca nos vemos

  4. Que poca madre Gusgo, la verdad es que la delincuencia es un cáncer, afortunadamente no te pasó nada, y mira que en Brasil los que asaltan son los niños de 8 – 9 años… Afortunadamente lo pudiste escribir. Un abrazo Bro.

  5. Brönte: lo de los cartoneros lo tome de mi amiga, que es argentina. Me imagino que son gente que vive en casas de carton, o que recojen carton.

    Nefer: los satelucos eran una tribu tranquila, pero todo se estropeó cuando la invadieron los de Puente de Vigas, tlalnepantla y anexas…

    Mask: sigue limpio, y no te achicopales!

    Capi: si, son chingaderas, pero mas gacho es que te quiten lo tuyo, no?

    Saludos, Bros & Sis!

  6. Pal

    cuando leo estas cosas pienso que mi hijo deberaá pasar por cosas como esas????
    yo vivía en lo que fué un buen barrio de Santiago, pero al frente empezaba otra comuna y otra vida, llegó el tiempo en que cruzaban a asaltarnos… un día llegué corriendo a casa, tarde, tardísimo y sufriendo… era la época de la dictadura… y justo al llegar a la primera esquina… la policía!!!! los pacos!!! los carabineros! te puedo decir que fuela única vez que me alegré sinceramente de verlos. Los saludé y les dí las gracias. Porfín haciendo el trabajo para lo que están, pensé, y llegué sana y salva a casa.
    NO, NO QUIERO QUE MI HIJO LLEVE ARMAS, quiero que lo defiendan los que deben.
    Gusgo, tu cuento es para Carlos Fuentes o Vargas Llosa … aunque sea para canción de Sabina, o por último texto del Casciari.
    Me alegro de que zafaras.

  7. Pal

    ah! y que te quiten tooooodo, si están armados… déjate de tonteras, yo nunca me defendería … claro que somo soy mujer, yo lo que hago es no exponerme. Taxi, compañía y nada de barrios difíciles.

  8. Pal: Gracias por lo de Vargas Llosa…casi me la creo! Pero sigo pensando que la delincuencia sería menos con castigos ejemplares, y con no dejarse…

    Saludos, Sis!

  9. Los cartoneros en la Argentina, son gente pobre… Algunos son honestos, otros no. Algunos juntan cartones para vender, otros juntan restos de comida para alimentarse, algunos no se meten con nadie, otros roban y te dejan un gusto amargo..

    Me alegra brother que estés bien, y no sabía lo de duda desnuda, hace mucho que no paso por ahí.. Un gran susto desagradable, ojalá esté bien.

    Besotes y buen año, a pesar de todo.
    Maru.-

  10. Turg

    Joder, vaya aventura te corriste. Por cierto, tengo algunas dudas debido al vocabulario: ¿las puntas o seguetas son cuchillos, navajas o algo parecido? ¿la fusca es una pistola? “Saca los tabacos” qué quiere decir?

    Bueno Gusgo, menos mal que puedes contarlo sin tener que recordar cicatrices. La verdad es que da coraje sufrir robos de este tipo, sobretodo cuando te pueden las ansias de venganza más que de justicia (como es mi caso), pero tiempo al tiempo, al final cada uno termina donde le corresponde, aunque a mí me gustaría “acelerar” ciertos destinos.

    En mi caso, no llevo ni he llevado nunca navaja, aunque sí que sé que la mayoría de los chorizos (rateros) llevan, pero no suelen sacarla a primeras de cambio. Por tanto, me refugio en mis entrenamientos de Full Contact y Hapkido, que ya he comprobado que sí que sirven, aunque me hacen falta más tablas en la vida de la calle.

  11. ¿Ves? ¿Veeeeeeeeeeeees??? A vos también te ayudó la suerte porque si no fuera porque apareció tu ángel guardián, flor de paliza te comías. Yo estoy con vos y pienso que tenés razón en eso de defenderte pero, también estoy con Pal. Siento que si llego a defenderme, quizá, empeore la situación. Ojalá las cosas mejoren.

    Besos y esperanza.

  12. LCTM: Es bueno saber quienes son los cartoneros. Yo pensé que eran habitantes de casas de cartón (como aqui en México las hay)

    Turg: las puntas son pedazos de solera metálica, afilados por un extremo. ]Fusca es, efectivamente, pistola. Y “saca los tabacos”, es la forma de pedir un cigarrillo. Y espero que nunca te quiten algo de valor (real o sentimental ), porque entonces si dan ganas de tomar venganza…

    Duda: De verdad, no sabés como te entiendo. Por una parte, quisieras moler a palos a los agresores, pero por otra parte, el temor a que sufra algun daño, lesión o algo peor…mejor ni pensarlo!

    Saludos, Bros & Sis!

  13. Delincuentes hay en todos los estratos sociales, esto no es ninguna novedad. El lugar donde más presos y cárceles hay en el mundo es, curiosamente, en el Imperio (EE UU) donde se supone que no hay miseria (pero la hay). Se estigmatiza la pobreza como condición de punibilidad, pero también es cierto que se ha hecho de esa misma pobreza una excusa absolutoria para delinquir impunemente. He aquí la dicotomía. Muchos se llenan la boca con eso de “defender a las víctimas del sistema capitalista y neoliberal, que no es la culpa de ellos y bla bla bla…hasta que le tocan el culo, entonces van, hacen la denuncia, piden mano dura o los cagan a palos”.

    Me la pasé estudiando teorías sobre los fundamentos y fines de la pena. Hay ciertos teóricos nórdicos, alemanes y holandeses que proponen directamente abolir cárceles.

    De mi parte diré: Cuando me tocan el culo, ligan.

  14. Amigo Gusgo:

    Interesantísima tu narración, pero no te nos arriesgues tanto… nos quedamos sin blog.
    La moto BMW 1995 R1100R que aparece en mi post es solo para presumirla, la compré en Noviembre (un día de estos te caigo en ella por Guanatos).

  15. Esos momentos de violencia son terribles. Dos veces sucedieron en mi vida. Una vez cuando estaba con Pepinita de 9 años y logramos salirnos.
    En la otra no. Mataron a sangre fría lo poco que me restaba de familia.
    Te digo Gusgo: no vale la pena te dejes matar por una chamarra ni por un auto. Las personas que vas a dejar aca que te aman van a quedar a perpetuidad con dolor, con odio, con sed de venganza. No sirve.

    Besos Bros!
    (no te arriesgues)

  16. Tu ultimo comentario es muy cierto gusgo. La verdad ninguno de nosotros pensamos en estar en una situacion de estas pero cuando menos te das cuenta ahi estas, siendo asaltado, a la voluntad del perpetrador. Y sin forma de defenderte hasta tu vida esta en juego. Claro, la mejor forma de defenderse es pasivamente evitando esas colonias donde abundan las pandillas y maloras.

    saludos gusgo!

  17. Lord: me gustaría saber mas de esas teorias de la abolición de las carceles. ¿Me darías mas datos?

    Tony: Ese episodio de mi vida pasó hace ya tiempo. Ahora no me arriesgo: me prevengo…!

    Pepi: Te puedo decir, sin temor a equivocarme, que el mejor remedio despues de haber sufrido un acto de violencia es una venganza o castigo bien administrados. Es justo lo que necesita el alma en esos momentos. El problema es que muchas veces todo queda en impunidad.

    Jorge: fíjate que a veces me he paseado enfrente de pandilleros, en sus propias colonias. Y creo que mucho de lo de ser victimas está en la actitud. Si vas con miedo, hasta en Polanco o La Lomas te asaltan…!

    Saludos, Bros & Sis!

  18. Yo por si acaso llevaría una pistola y dispararía a diestro y siniestro, así, por protección, no vaya a ser que la vieja que te cruces sea karateka o el bebé del carrito un psicópata peligroso. Nunca se sabe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s