Archivo mensual: mayo 2006

¿Y tu, que harías? parte II

12:30 de la noche. sala de emergencias de un hospital. Ahi estás tú, super-nervioso, esperando las noticias del nacimiento de tu primer hijo. La llegada de esa personita tan especial viene a complementar el inmenso amor que se juraron ante Dios hace apenas año y medio. Sabes que tu esposa comparte esa felicidad, y más aún porque ha sido la adorable portadorade su pequeño.
Sale el doctor (el mejor especialista de todo el mundo), preguntando por ti.
Y, en cuanto empieza a hablar, sientes que tu mundo se derrumba. Te dice que hay complicaciones inesperadas en el parto, y que desgraciadamente, tienes que elegir entre la vida de tu esposa y la de tu hijo. En tus manos está la decisión, y no hay nadie a tu lado para ayudarte en eso.

Cambiando el sexo y la situación, la pregunta que queda es:

Y tu, ¿Que harías?
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Escritos

¿Con o sin censura?

¿así?: ¿ó así?:

Saludos, Bros & Sis!

Deja un comentario

Archivado bajo Fotos e imágenes, Humor

¿Y que tal una Barbacoa?


Para 20 a 25 personas

Tiempo de preparación: 30 minutos
Tiempo de Cocción: 4 horas aproximadamente
Utensilios: Vaporera grande o bote alcoholero con rejilla y tapa

Ingredientes:

1 Pierna de cordero de 3 a 4 kilos
2 Kg. de costillas de cordero
250 gms. de garbanzos previamente remojados
1 kg. de zanahorias cortadas en cuadritos
6 hojas de laurel
10 dientes de ajo
10 tomates verdes con cáscara partidos en cuatro
2 cucharadas de sal
1 cucharadita de pimienta
2 cebollas partidas en cuatro
4 litros de pulque, cerveza o agua
8 pencas de maguey asadas
12 hojas de aguacate
6 chiles verdes (opcional)

Procedimiento:

En el fondo del recipiente se pone el líquido, los garbanzos, zanahorias, laurel, ajo, tomates, sal, pimienta, cebollas, chiles, 4 hojas de aguacate.
Se coloca la rejilla en la parte superior de la vaporera, que se forra con pencas de maguey; se colocan las carnes alternando con hojas de aguacate, se cubre con más pencas maguey y se tapa sellando la orilla del recipiente con masa de tortillas o una mezcla de harina y agua que forme una masa parecida a migaja de pan.
Se cuece directamente al fuego durante 4 horas aproximadamente.

NOTA: se puede prescindir del pulque, cerveza o agua, colocando en el fondo solamente los vegetales; se obtiene así un consomé más concentrado. También se puede prescindir de las hojas de magüey (aunque realmente esto es lo que le da sabor a la carne…), utilizando papel encerado u hoja de aluminio en cantidad suficiente.

Como de costumbre, agradecemos a la U. de Guadalajara, por la imagen.

Buen provecho, Bros & Sis!

Deja un comentario

Archivado bajo Recetas

¿Y tu, que harías? parte I

Hace un par de dias, un compañero de trabajo tuvo una situación embarazosa. Se las comento tal y como la contó:
“- El sábado pasado acudí con otros amigos a una fiesta. La novia de Fulanito cumplió años, y le prepararon una fiesta sorpresa. También invitaron a algunas amigas de Sutanita, entre las cuales iba una mujer mas o menos guapa: delgada, sus curvas en su lugar y todo eso. Llevó a sus 3 pequeños: uno de 7, otra de 5 y la otra de 3 años.
-Después, el ambiente se fué haciendo un poco mas alegre y desenfadado, por las botellas de licor que empezaron a circular hacía un rato. Cabe mencionar que yo no tomé, porque traía un carro prestado y no deseaba causar accidente alguno. Todos se divertían, menos los pequeños y yo. Ellos parecían olvidados por su madre, la cual, con total desparpajo, departía con varios de los asistentes-hombres.
Por la situación en mi trabajo, me encuentro alejado de mi familia. Estos pequeños me recordaban enormemente a mis hijos, de similares edades. por lo cual, me puse a jugar con ellos.
-Ya hace meses que no he tenido relaciones sexuales, pues tengo respeto hacia mi mujer. Pero en el lugar donde me encuentro no faltan las mujeres guapas, y aunque me ha costado enorme esfuerzo, me he mantenido célibe.
-En la reunión las cosas se estaban poniendo candentes. Menganita, la madre desobligada, escenificaba una especie de show lésbico con otra de las asistentes. A mi me pareció de mal gusto que ella estuviera exhibiendo ese comportamiento frente a sus hijos, por lo cual los conduje al patio, a fin de que no vieran los desfiguros de Menganita.
-Después de un rato, y sintiendo el llamado de la naturaleza, tuve que ingresar al baño, atravesando el escenario de lo que podríamos llamar “la apoteósis orgiástica”. A pesar de que no quería, tuve que ver parte de la escena, y después de mi abstinencia, la verdad es que me encendió.
-Tratando de controlarme, ingresé al baño. Oriné copiosamente y, al tratar de salir, me encontré con que Menganita se había metido al baño también, diciendo “¡ay, perdón!”, pero sin hacer un sólo movimiento para salirse. Ella estaba semidesnuda, con su sensual cuerpo cubierto de sudor y excitación, y una mirada de lujuria capaz de derretir a un iceberg. dijo: “Pues…ya estamos aqui, ¿no?”, mientras que con una mano se despojaba de la pantaleta color rosa, y con la otra acariciaba mi entrepierna.
-Temblando, y conteniéndome a duras penas, salí como pude del baño, sintiendo los latidos en las sienes, y siendo recibido por las risas y burlas de los demás asistentes al convivio. Murmurando una disculpa, salí al patio, y me despedí con una rápida caricia del mayor de los niños. me subí al auto, y apenas controlando mi nerviosismo, me dirigí a mi dormitorio en mi trabajo…”
Este compañero estuvo a punto de caer en una tentación bastante fuerte. El dice que aguantó, y lo mismo dicen los que estuvieron en la fiesta.
Cambiando de sexo a los protagonistas si es necesario, la pregunta obligada es:
¿QUE HUBIERAS HECHO TÚ?

Saludos, Bros & Sis!

Deja un comentario

Archivado bajo Escritos

Tamales estilo Jalisco

Ingredientes:

1 kg. de harina de maíz cacahuazintle
1 cucharada sopera de polvo de hornear
1 1/2 tazas de manteca
1/2 taza de caldo de pollo
10 cáscaras de tomate
2 cucharadas soperas de anís
Hojas de maíz lavadas
Sal

Procedimiento:

Hierva en 2 tazas de agua, las cáscaras de tomate con el anís. Cuele y separe el agua.
En un recipiente ponga la harina de maíz, añada sal y polvo de hornear.
Semiderrita la manteca y viértala en la mezcla anterior. Comience a amasar añadiendo poco a poco tanto el caldo de pollo como el agua donde hirvieron las cáscaras de tomate, hasta obtener una textura uniforme y se logre que una bolita de masa flote en agua sin desbaratarse.
Coloque una porción de masa en cada hoja de maíz y envuelva. Acomode en una vaporera y cueza durante una 1/2 hora.

NACATAMALES

Coloque una porción de masa en cada hoja de maíz. Agregue mole verde, rojo, picadillo o rajas con queso, cubra con más masa, doble la hoja y envuelva. Cueza en la vaporera.

Normalmente, los tamales se acompañan de un atole de arroz, de maiz o champurrado. Son bastante ricos y llenadores, y hay para todos los gustos.

Buen provecho, Bros & Sis!

Deja un comentario

Archivado bajo Recetas

Felicidades, Mamás!

Powered by Castpost

Deja un comentario

Archivado bajo Escritos

La Respuesta

Ewar Ev soldó solemnemente la última conexión. Con oro. Los objetivos de una docena de cámaras de televisión los estaban observando, y el sub-éter se encargó de llevar por todo el Universo una docena de imágenes diferentes del acontecimiento.
Se concentró, hizo un gesto con la cabeza a Dwar Reyn, y se colocó enseguida junto al botón que establecería el contacto. El conmutador pondría en relación, de un sólo golpe, todas las supermaquinas de todos los planetas habitados del Universo (96 millones de planetas), en un supercircuito que los transformaría en gigantesco supercalculador, gigantesco monstruo cibernético que reuniría el saber de todas las galaxias. Dwar Reyn habló unos instantes a los trillones de seres que lo observaban. Y, tras un breve silencio, anunció:
-y ahora con ustedes, Dwar Ev.
Dwar Ev giró el conmutador. Se oyó un potente ronroneo, el de las ondas que salían hacia 96 millones de planetas. Se prendieron y apagaron las luces en los dos kilómetros que componían el tablero de control.
Dwar Ev dió un paso hacia atrás, respirando profundamente. -es a Ustedque corresponde hacer la primera pregunta, Dwar Reyn.
-gracias- dijo Dwar Reyn-, haré una pregunta que nunca pudo ser contestada por las máquinas cibernéticas sencillas.
Se volvió hacia la máquina:
-¿ Existe un Dios?
La voz poderosa contestó sin titubeos, sin el menor temblor:
-Si, ahora existe un Dios.
Federic Brown

Deja un comentario

Archivado bajo Escritos