Archivo de la categoría: Escritos

Bye.

Y si me voy

y tu te quedas

has de saber que seguiré viviendo,

vibrando con distinto compas,

tras un velo,

que tu mirada no podrá penetrar.

No me verás:

tendrás que tener fe.

Esperaré el momento en que podamos de nuevo

encumbrarnos juntos,

conscientes el uno del otro.

Hasta entonces, vive tu vida al máximo

y cuando me necesites,

susurra mi nombre en tu corazón.

Ahí estaré.

Tom Clancy, a Kyle Haydock (1983-1991)

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Escritos

¿Una despedida más…?

Despues de tanto tiempo de andar en este blog, y de haber pasado lo que hemos pasado, solo queda decir…

GRACIAS

Y

HASTA LUEGO, BROS & SIS!

 

7 comentarios

Archivado bajo Escritos, Ideas y pensamientos

Salí Premiado…!

premio

Pues la querida y nunca bien ponderada amiga locacomotumadre, tuvo a bien distinguirme con este premio. A pesar de sentir que no lo merezco, ya que  tiene rato que no escribo aqui (debido a problemas laborales), me siento obligado por tan lindo gesto a publicar este post, aunque sea a las carreras…

 

Gracias, Amiga.  Y a los demas Bros & Sis…disculpen las molestias que causa mi ausencia. Prometo algunas recetas especiales próximamente, en cuanto pueda volver a postear regularmente.

Saludos, Bros & Sis!

4 comentarios

Archivado bajo Escritos

Justicia

casas aleman

La hija de una muy querida amiga, DudaDesnuda, sufrió hace unos dias un asalto  a manos de unos cartoneros. Eso fué publicado en su Blog, y los comentarios iban desde la solidaridad plena hasta el intento de justificar, politicamente, la situacion de los cartoneros.Yo, la verdad, ya he pasado por eso. Hace 17 años me asaltaron en el Distrito Federal (concretamente, en la Colonia Casas Alemán, barrio bastante “pesado” y de riesgo en esos menesteres del asalto y la violación). Iba regresando de una fiesta, como a las tres de la mañana.  No pasaba ni un auto, mucho menos un taxi o colectivo. Decidí caminar hasta donde hubiera transporte sobre la avenida San Juan de Aragón (la cual cruza la citada colonia).

Cuando apenas había pasado el Gran Canal, se me acercaron dos jovencillos de no mas de 17 años, uno con una bicicleta. Prudentemente, cambié de acera, pero ellos me siguieron, y uno de ellos me dijo “-¿Que ondas, ese, saca los tabacos, no?”. Cuando voltée a ver al que me hablaba, me fijé que llevaban puntas (seguetas de corte  afiladas), y con ellas me amenazaban. No es por nada, pero la verdad es que estaba mas alto y mas fuerte que ellos; lo unico que me detenía de ponerles una buena madriza eran justamente esas puntas.

Ya sin ningún pudor me despojaron de una chamarra de piel, mi billetera conteniendo 50 pesos y una cadena de la Virgen de Guadalupe de oro. Mientras me robaban, no paraban de decir: “-no l´agas de pedo o te carga la chingada”, “-ni te muevas o te mueres”.

Después de robarme, se fueron corriendo por entre los andadores de la colonia; por razones obvias, el de la bicicleta se quedó un poco mas atrás. Perdí un segundo en  pensar “-¿Los sigo o no los sigo?”. Y después de tan breve reflexión, me lanzé al rescate de mis pertenencias.

En ese momento no pensé que andaba de madrugada por un barrio ajeno, sin ninguna clase de arma, sin conocer las calles y sin saber si alguien mas estaba esperandolos a la vuelta de la esquina como apoyo. Solamente me impelía el deseo de recuperar mi billetera (por lo de las identificaciones), y mi chamarra (regalo de cumpleaños de parte de mi hermano mayor).

Pues nada: alcancé al de la bicicleta, y con la adrenalina hasta el tope lo jalé, lo tumbé y lo golpeé hasta que me canse. Luego  lo  pateé y lo abandoné ahi mismo, dirigiendome hacia el otro ratero que había desaparecido por el andador hacía unos minutos.

Al dar la vuelta en una esquina, mis peores temores se volvieron realidad: un grupo de 10 ó 12 personas, integrantes sin duda de una de las tantas “flotas” o pandillas de ese barrio, se encontraban chupando (bebiendo) en la esquina contraria.

Ya no me pude frenar a tiempo. En cuanto me vieron, me cercaron y me preguntaron que qué chingaos hacía ahi, que qué quería. Ya me imaginaba la madriza (golpiza) que me iban a propinar, cuando de pronto…mi angel guardián intervino.

“-que tranza, dejen en paz a ese güey…yo lo conozco, es el Gusgo, el que juega basquet en el Depor…bájenle de güevos, lo que quieran con él…conmigo”

Era el Güero, del equipo de los Scorpions. Varias veces jugamos contra ellos en la liga de Basquetbol del deportivo Los Galeana…y para que digan que el deporte no sirve…

De ahi, me invitaron hasta a chupar. Ya no era el pinche invasor al barrio: era un rostro conocido, un “banda” como ellos. Ahí mismo les hice saber que me habian robado, y luego luego dijeron que habia sido el piojo (que habia pasado corriendo hacía alguns  minutos), y el Güero les ordenó que lo trajeran en chinga para que devolviera lo que me robaron.

Diez minutos después llego el cabrón ese: hacia honor a su apodo, pues estaba chaparro y bastante mugroso. Me devolvió la chamarra (con el cierre roto), la billetera (sin los cincuenta pesos) y la cadena (sin el dije). Viendo que contaba con el apoyo, le dije a mi cuate lo que me faltaba. Dándole un zape bien puesto, el piojo no tuvo mas que regresar el dinero y el dije. Luego, como si nada, me pidió disculpas y me invitó a seguir chupando, ahora por su cuenta, para resarcir en parte lo del asalto. Llegó el madreado, queriendo echarmelos encima, pero le dijeron que se lo merecía por pendejo, y se retiró a que lo curaran.

Ya casi amaneciendo me acompañaron a la avenida, me pararon un taxi y se despidieron. Llegue a la casa de mis padres a las 6 de la mañana.

Pude haberme defendido, pero la verdad es que ellos tenian una ventaja por tener  las puntas, y por ser 2. Era arriesgar mucho.

De ahi en adelante decidí no dejarme.  Para el efecto, siempre cargo conmigo algo  con que defenderme. Eso si, de acuerdo al sapo es la pedrada. Si ando en algún lugar mas o menos de confianza, llevo algo ligero, como una navaja o spray de pimienta. Si es un lugar gacho, pues la fusca de menos. Eso si, primero hay que aprender a manejar lo que nos va a defender, asi sea un palo o una piedra. No vaya a ser que con eso mismo terminemos agredidos.

Todo esto no es para que de inmediato se active la autodefensa, y se compren armas y cañones. No. Es para no dejarnos, para defendernos y evitar que cualquier rata quiera quitarnos lo nuestro. Ya basta.

Saludos, Bros & Sis!

18 comentarios

Archivado bajo De México, Escritos, Vivencias

Policias Piratas en el De Efe!!!

Abuso policiaco 

Tan increíble como cierto: en una ciudad donde el ultimo disco del artista de moda se encuentra primero en la piratería y después en los aparadores, lo único que faltaba es que las autoridades fueran “balines”…!

Pues si: he tenido la desventura de toparme con esos seudo-policías ya en tres ocasiones.

La primera, fué en el crucero de boulevard Aeropuerto e Ignacio Zaragoza. Iba acompañando a mi padre cuando fuimos detenidos por un elemento de vialidad, según esto por dar vuelta prohibida (lo cual no era cierto, pero eso no importa…). Nos pidió los documentos de rigor, y mientras los buscaba en la guantera, mi padre, que a la sazón fué policia en esa ciudad y, por ende, conocedor del tema, le dijo:

-Oiga, Oficial, ¿a que sector pertenece?

-A-al s-sector oriente (el cual no existe)

-¿Y quien es su comandante?

-E-e-el Capitán X (lo cual es mentira, ellos no usan esa jerarquia)

-¿Y por que trae unicamente la placa de la gorra y no trae arma reglamentaria?

Aqui de plano se le cayeron los pantalones, pensando que había detenido a algún funcionario. Nos indicó que podíamos seguir, pero “con mucho cuidado por favor”. Mi padre nos dijo que esa persona no era policia, ya que ignoraba hasta lo  mas básico. También nos contó como reconocer a los verdaderos policias.

La segunda vez fué en la Zona Rosa, donde me detuvieron por invadir la zona peatonal. Cuando ví al elemento recordé lo que me había dicho mi papá, y le dije que me negaba a entregarle mis documentos si no me mostraba su identificacion oficial. Me dijo que lo que lo acreditaba era su placa, la cual no tenía numero grabado y parecía como de plastico. Le dije que no creía que fuera policia, ya que no coincidian los colores de su “uniforme”, ademas de andar sin gorra y con pistola de plastico. Le indiqué, además, que lo iba a reportar a las oficinas de Proteccion y Vialidad, distantes unas cuantas calles de ese punto. Para acabar pronto, me “dejó” ir entre disculpas, sin siquiera mostrarle mi licencia de manejo.

La tercera vez me volvieron a detener en estas ultimas vacaciones, supuestamente para revisión, en la entrada norte del D.F.: Periferico y Eduardo Molina. Ahi eran dos, y lo curioso es que el numero de placa en el gafete de uno y la placa en la camisola del otro eran exactamente la misma, ademas de presentar un aspecto lamentable en su uniforme. Cuando me dijeron que me iban a hacer una “revisión de rutina” (lo cual no es válido, ya que debe de haber una causa justificada para poder detenerme), me bajé del auto y les indiqué que mejor no se metieran en broncas, que ya sabía qué andaban haciendo y que podía hasta meterlos a la cárcel si quisiera. Cuando vieron que el incauto les había salido bravo, se asustaron, y uno de ellos prefirió retirarse hasta la esquina contraria junto a un puesto de revistas, donde se quitó el gafete y lo ocultó en una mochila.  El otro apeló a mi “lado bueno”, y me dijo que por favor no lo perjudicara, que apenas habia empezado a “trabajar” el uniforme esa misma mañana, y que ni siquiera había sacado los mil pesos de lo de la renta del día. Ya medio envalentonado por el resultado de mi comportamiento, le pregunté que a quien le iba a pagar, y me dijo que tenia un arreglo con un “compañero mio” (pensó que yo era policia), que le devolvían las prendas antes de su turno y que le pagaban por adelantado, pero nunca me dijeron el nombre.

Ya nomás me quedó decirle que anduviera  con cuidado, que se fijara para otra ocasion a quien detenía y que se arreglara un poco para que diera el “gatazo”.

La verdad es que en esta ultima ocasión me dieron ganas de actuar como un ciudadano responsable y denunciar esa situación. Pero recordé que me dijo mi padre que no dudaba que hasta los mandos medios y superiores llevaran una tajada de todo eso, ya que existen redes de corrupción increibles dentro de esa corporación.

Por eso aconsejo a los que pudieran leer esto que se fijen bien quien los detiene. Debe traer gorra con placa, escudos metálicos en los cuellos y bordados en los brazos, placa al pecho con su numero, gafete con jerarquia, nombre y número de placa en el otro lado del pecho, arma real y uniforme reglamentario.

No se dejen sorprender. Recuerden que tienen todo el derecho de pedir la identificacion, y en caso de duda, hablar al número de emergencia y averigual si ese policia debe estar allí.

Saludos, Bros & Sis!

17 comentarios

Archivado bajo Escritos, Fotos e imágenes

De regreso a la realidad…

Pues si…todo lo bueno pasa pronto, y las vacaciones volaron (a pesar de que las extendí bastante en comparacion a las anteriores…)

Pues bien: me fui a dar una vuelta al D.F., y ahi me paseé por el centro. Recordé por que no me gustaría regresar ahi: mucha gente, poco espacio y todos creyendo tener derecho a  abusar de los demás.

Me tocó presenciar una manifestación enfrente de Bellas Artes, pidiendo la resolucion a un despojo de sus tierras y más apoyos a los pueblos indígenas. Hasta ahi estoy de acuerdo. El matiz viene cuando los manifestantes andan desnudos en la calle: hombres y mujeres de diferentes etnias y pueblos completamente en bolas!

en pelotasEn mis lejanos tiempos de jóven subversivo esto hubiera sido una muy efectiva forma de llamar la atencion  por parte de los agraviados indígenas, afectados siempre por problemas ancestrales irresueltos. La cosa es que este tipo de protestas desnudas la hacen un dia si y otro tambien, sin importar si lo ven damas y niños. 

Las autoridades ni los pelan, y los chilangos seguro que ya medio se acostumbraron. Pero a mi si me pareció ofensivo, y más cuando un par de señoras se acercaron a ofrecernos unos folletos a mi familia y a mi. También andaban en “traje de eva”, y una de ellas rascaba su “entrepierna” con la misma mano con la que entregaba los volantes. Asqueroso!

La verdad es que hasta poco saludable para ellas y antihigienico para todos es andar asi toooodos los dias, y tal vez deberían preocuparse por ese punto los que aplauden sin mas esas acciones.

Independientemente de eso, tuve que dar una sarta de explicaciones a los niños, tratando de ser en todo caso “politicamente correcto”, a fin de no exponerlos a ideas en contra de los pueblos indigenas que protestan en forma justa.

Y como decía un amigo capitalino, “si de menos estuvieran buenonas, pues ni de pedo la haría…”

En fin…después les escribiré de mi relacion con las autoridades de seguridad pública, y mis experiencia con un par de patrulleros “piratas”.

Saludos, Bros & Sis!

6 comentarios

Archivado bajo Escritos, Fotos e imágenes, Ideas y pensamientos

Nuevamente de vacaciones.

casa de vacaciones 

¡Ahora si que estoy rayado!

 Salgo de vacaciones, a la ciudad de la esperenza(?) y a cuernavaca.

De regreso, hartas fotos y recetas. no os desesperéis.

Hasta la vista y saluidos, Bros & Sis!

8 comentarios

Archivado bajo Escritos, Fotos e imágenes